Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Conmueve historia de monja con coronavirus que ofrece su vida por los sacerdotes


La historia de la Madre Maria Pilar Adámez ha conmovido a miles de personas. Era de la congregación de las Oblatas de Cristo Sacerdote, que ofrecen su vida a Dios por los sacerdotes y por la Iglesia.

Fue una Semana Santa dura para estas religiosas. El Jueves Santo 6 de ellas resultaron positivas al coronavirus, y el Domingo de Resurrección tuvieron que llevar al hospital a la Madre Pilar. Desde entonces, no volvieron a verla porque estuvo aislada en el centro médico.

MADRE TERESA O.C.S.
Superiora, Oblatas de Cristo Sacerdote
“Cuando la iban a ingresar, pues ella me dijo: ‘Sólo queda abandonarse a la voluntad de Dios, porque si no, estás perdida. Lo que Él quiera que es siempre lo mejor’”.

HERMANA ASUNCIÓN O.C.S.
Oblata de Cristo Sacerdote
“Enseguida que pudimos, le dimos, le llevamos el teléfono para que ella pudiera ponerse en contacto con nosotras, y también tener nosotras contacto con ella”.

MADRE TERESA O.C.S.
Superiora, Oblatas de Cristo Sacerdote
“En el teléfono vi “Madre Maria Pilar”, puse voz alta y les dije a las hermanas: ‘Es Madre Maria Pilar’, -y le dimos un aplauso, de cariño. Pero ella estaba en ese momento como despidiéndose para el Cielo. Le acababan de dar la Unción, la comunión, la absolución. Dijo: ‘Me voy al Cielo, me voy al Cielo, lo que Dios quiera’”.

Como a todos los pacientes de coronavirus, al dolor físico se unía el drama de no poder estar cerca de tu familia. Ella lo vivió con mucha fe, ofreciéndolo por los sacerdotes. 

MADRE TERESA O.C.S.
Superiora, Oblatas de Cristo Sacerdote
“Repetía continuamente cuando estaba ingresada “Pro eis, pro eis”, Como no podía habla nada, porque estaba fatigada, con dificultad de respiración, pues con el Pro eis, por ellos y Pro Ecclesia, por la Iglesia”.

Cinco horas antes de fallecer, la Madre Pilar, que estaba sola en la habitación del hospital, escribió un mensaje a su monasterio para despedirse y resumir cómo había sido su vida. 

Era este: Jesús, presiento mi última noche. Gracias, mi Dios por unirme tan profundamente al dolor puro de tu entrega en la Cruz.

MADRE TERESA O.C.S.
Superiora, Oblatas de Cristo Sacerdote
“Y luego ya pues el último mensaje que dijo, Jesús presiento que es la última noche; gracias, mi Dios por unirme tan profundamente a tu entrega en la Cruz”.

HERMANA ASUNCIÓN O.C.S.
Oblata de Cristo Sacerdote
“A las doce de la noche llamaron del hospital, para decir que la Madre estaba muy mal y que casi seguro no sobreviviría esa noche. Pues claro, desde las 12 a las 3 que volvieron a llamar para dar la noticia pues estás como diciendo, no puedo hacer nada…”, “Pero también es un sentimiento de gran impotencia y me imagino que esto les pasará a todas las familias, que tienen un caso así, es un sentimiento de impotencia y de dolor grande, grande, muy grande”.

Hasta hace pocos años fue la Madre general de la congregación. Llevaba poco más de un año en un monasterio en Huelva, en el Sur de España. Allí cuidaba de otras religiosas ancianas.

Se contagió cuidando a una de ellas. El coronavirus se la llevó, pero también ayudó a dar a conocer la fuerza de su vida. 

Como tantas otras personas, el virus aprovechó su espíritu de servicio para anidar en ella. 

“¡Un beso!”.