Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Parroquia de Roma ayuda a migrantes latinos afectados por coronavirus


El padre Luis Gabriel Martín es scalabriniano. Trabaja en esta parroquia que la diócesis de Roma encomendó a su congregación para atender a migrantes latinoamericanos. 

Explica que durante la pandemia ha visto cómo aumentó el número de familias necesitadas. 

P. LUIS GABRIEL
Párroco Santa Maria della Luce
“Me ha impresionado mucho el perfil de las personas que han llegado hace tres meses, hace cuatro meses. Entonces, prácticamente ellos bajaron del avión y a los dos o tres días se encontraron con la cuarentena. Entonces, eso impresiona. Personas que por el motivo que sea se encontraron de una vez encerradas. Hay otras personas que se encontraban en otras situaciones, como desempleadas y el encierro los ha golpeado muchos más”.

Aumentan las necesidades pero también la ayuda. Algunos jóvenes voluntarios como Silvina le dan una mano. Ella trabajaba en un hotel hasta que el coronavirus obligó a cerrarlo. Ahora organiza la donación de ropa de la parroquia.

SILVINA GRANERO
Voluntaria
“Ya vinieron fácil 10 personas. Se enteraron de que podían recoger alguna 'ropita' para ellos, para sus maridos, o para sus esposas, y para sus niños y vinieron a buscar y colectivamente fuimos generando la dinámica”.

Este grupo de jóvenes colombianos también echa una mano al padre Luis Gabriel. Andrés está en Italia por motivos de estudio, pero Jaime y Michael porque buscan trabajo. Todos colaboran haciendo las bolsas de comida.

MICHAEL VALLEJO
Voluntario
“Tiene pasta, salsa de tomate, arroz, frijoles, ahora también están dando pañales... un poco de todo. Conozco al padre ya desde diciembre del año pasado y estaba él con todo esto y nosotros nos ofrecimos como voluntarios y ahora estamos más cerca de la iglesia, así que nos es más fácil venir a darle una mano”.

Para atender a todos estos necesitados, la parroquia se apoya en los medios de los scalabrinianos, cuyo carisma es la atención de migrantes. 

En esta parroquia los latinoamericanos se sienten en casa. Pueden rezar ante sus patronos, santos o advocaciones marianas, sea del país que sea, y sentirse cerca de su hogar. No faltan San Óscar Romero o las advocaciones marianas de Guadalupe, en México o Aparecida, en Brasil, o el Señor de los Milagros de Perú.

Javier Romero