Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

“En la pandemia los sacerdotes sufrieron un estrés emocional muy fuerte”


La atención pastoral de enfermos COVID-19 fue todo un reto para los capellanes de hospital. Tuvieron que darles su apoyo espiritual a distancia, sin poder acercarse. 

Así lo recuerda el sacerdote Gerardo Rodríguez, capellán de un hospital en Roma.

P. GERARDO RODRÍGUEZ
Capellán Hospital Spallanzani (Roma)
“Es una de las cosas más difíciles de hacer en este momento. Hacer entender a las personas que Dios no las ha abandonado, que está ahí”.

La situación era novedosa y angustiosa. Por eso la Conferencia Episcopal de Italia pidió ayuda psicológica para sus sacerdotes.

TONINO CANTELMI
Psiquiatra
“Tengamos presente que a veces los sacerdotes han sido los únicos en tener contacto con pacientes que después fallecieron sin ver ni a parientes ni a amigos, sin funeral... Por tanto, los capellanes se convirtieron en ese punto de contacto entre personas moribundas y el exterior. Esto supone un estrés emotivo muy fuerte”.

El psiquiatra Tonino Cantelmi ha ofrecido sesiones de terapia gratuita para quienes trabajaban en primera línea. 

Dice que le sorprendió ver que los sacerdotes no solo pedían ayuda para ellos. A veces les llamaban para pedir consejos sobre cómo ayudar a médicos y enfermeros.

TONINO CANTELMI
Psiquiatra
“Los capellanes han entendido muy bien el sufrimiento del personal sanitario. Estrés laboral, muertos... y sufrieron un estigma. Muchos fueron obligados a vivir solos, a apartarse de la familia por miedo a contagiar a sus seres queridos... En algunos lugares los vecinos les pidieron que no tomaran el ascensor”.

Tonino Cantelmi pide que no se pierda de vista a todos aquellos que han estado al lado de los enfermos porque para ellos lo peor no ha pasado.

TONINO CANTELMI
Psiquiatra
“Tenemos estudios de otras epidemias en las que personas que estaban en primera línea sufrieron trastornos postraumáticos de estrés que duraron hasta tres o cuatro años”.

En Italia han fallecido más de 120 sacerdotes y es uno de los grupos más afectados, después de los médicos. Algunos fallecieron por ancianidad y otros por estar cerca de los enfermos, ofreciéndoles ayuda espiritual. 

Javier Romero