Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Compositor encuentra inspiración en la música para sobrellevar momentos difíciles


El compositor J.J. Wright combina jazz, música sacra, emociones y experiencias personales para poner música al rezo de vísperas. El resultado es ese nuevo disco. 

J.J. WRIGHT
Compositor
“Cuando estaba pensando en esta pieza, traté de pensar en cómo rezar las Vísperas del día de la Inmaculada Concepción de una manera nueva. Imaginé diferentes formas de combinar la música que estaba estudiando, con la música que ya conocía para crear una experiencia completa”.

Dice que escribir la pieza no ha sido nada fácil. Durante el tiempo de composición, su esposa tuvo un aborto espontáneo; un evento que lo acercó a la Virgen.

J.J. WRIGHT
Compositor
“Sentí tanta confusión cuando ocurrió que en cierto modo, fue providencial investigar y explorar la fiesta de la Inmaculada Concepción. Me dio la oportunidad de desarrollar mi devoción a la Santísima Virgen de una manera totalmente nueva. Y en esta devoción, pude realmente rezar las Vísperas y rezar en esta fiesta de una manera que ofrecía consuelo durante este tan duro periodo“.

En lugar de parar de escribir, se sintió totalmente inspirado. Esas emociones las plasmó en un repertorio que va desde cantos gregorianos hasta cuartetos de cuerda, que evocan las dificultades que atraviesan las familias.

Las “Vísperas para la Inmaculada Concepción” se estrenarán el 5 de diciembre en la Catedral de San Patricio, en Nueva York. La música invita a reflexionar sobre lo que se escucha y también a escuchar la voz de Dios de una manera nueva.

Rachel Dobrzynski
Traducción: Daniel Díaz Vizzi