Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

La ONU advierte: la pandemia aumentará gravemente el hambre en el mundo


El coronavirus no ha hecho más que agravar otra pandemia: la del hambre. Los datos presentados por la FAO y otras cuatro organizaciones mundiales así lo muestran. 

Su informe señala que en 2019 hubo 690 millones de personas que padecieron hambre en el mundo. En total, 10 millones más que en 2018 y 60 millones más que hace cinco. La FAO advierte que la pandemia podrá llevar a un aumento de 130 millones en el número de personas afectadas por hambre crónica en todo el mundo ya en 2020.

Una cifra que preocupa mucho al secretario general de la ONU, Antonio Guterres.

ANTONIO GUTERRES
Secretario General de la ONU
“El informe es claro: si la tendencia actual continúa, no lograremos alcanzar el Objetivo de Desarrollo Sostenible 2 -cero hambre- para el año 2030”.

Las previsiones muestran el siguiente mapa del hambre: Asia sería el continente con más personas desnutridas, con 381 millones de personas, seguida con 250 millones en de África y 48 millones de personas en América Latina.

Además la FAO señala que desde 2014 el hambre crónica ha crecido en el mundo y que la pandemia “está intensificando las vulnerabilidades e insuficiencias de los sistemas alimentarios mundiales.” 

Asegura que, aunque es pronto para evaluar los daños totales, hay zonas del mundo donde la situación es dramática. Por ejemplo, en el África subsahariana y en el sur de Asia, el 57% de la población ni siquiera puede acceder a una dieta saludable.

Javier Romero