Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Hospital de Roma junto a médicos de Wuhan mejora sistemas de detección de COVID-19


La epidemia del coronavirus ha movido a hospitales a buscar vacunas y tecnologías que permitan acelerar los diagnósticos de coronavirus. 

El “Policlínico Campus Bio-medico” de Roma es uno de ellos. Este hospital de inspiración católica está implementando sistemas de inteligencia artificial utilizados en Wuhan durante la emergencia sanitaria. 

Con la ayuda de médicos chinos se ha desarrollado un software que estudia el resultado de las TAC de tórax. En solo 20 segundos se señala si la neumonía del paciente es la que desencadena el coronavirus. 

BRUNO BEOMONTE ZOBEL
Policlinico Campus Bio-medico (Roma)
Es un instrumento muy útil porque en los casos donde el test resultó negativo por distintas razones se ha visto que el TAC del tórax puede ser muy útil para individuar casos positivos.

Este sistema no sustituye el test sino que lo complementa. Confirma si un caso es positivo o no y, sobre todo, ofrece detalles muy concretos sobre el estado pulmonar del paciente. El Campus Bio-Medico señala que la fiabilidad de este método es del 98,5%.

En Italia los hospitales trabajan en dos frentes: la atención directa de los pacientes con coronavirus y la investigación. Se trabaja para descubrir vacunas y descubrir por qué en Italia la incidencia del COVID-19 ha sido tan alta. Las investigaciones del Campus Bio-medico, por el momento apuntan a una nueva hipótesis: que Italia no infectó a Europa. 

Un estudio publicado en la Journal of Medical Virology señala que uno de los focos de infección de Italia no vino de China sino de un país del norte de Europa, probablemente Alemania.

Javier Romero